Breves consideraciones sobre la economía cubana: 1959-1989

Este año se cumplen 60 años del triunfo de la Revolución cubana en 1959. Es por ello, que hoy analizaremos brevemente la economía cubana entre 1959 y 1989, y en especial la época de mayor bonanza en la historia económica de la isla, dada entre 1970 y 1985.

La economía cubana entre 1959 y 1970 vivió un lento crecimiento económico, principalmente por el embargo económico estadounidense y porque hasta 1972 Cuba no se integró en organización de cooperación económica con países afines. El embargo comercial estadounidense supuso un gran impacto para la economía cubana, ya que entre 1955 y 1958 cerca del 74% de las exportaciones cubanas se destinaban a los Estados Unidos, mientras que el 73% de las importaciones de Cuba provenían de los Estados Unidos (Ritter, 1974).

Como se puede observar en la siguiente tabla, la economía fue ampliamente estatalizada tras la Revolución:

Tabla 1: Participación del Estado en distintos sectores de la economía cubana (1959-1988):

1959196119681988
Agricultura0%37%74%97%
Industria0%85% 100%100%
Construcción10%-20%80%100%100%
Transporte15%-29%92%98%99%
Comercio al por menor0%52%100%100%
Comercio mayorista5%-10%100%100%100%
Banca5%-10%100%100%100%
Educación80%100%100%100%

Fuente: Mesa-Lago et al. (2000).


Después de 1970 Cuba experimentó un fuerte crecimiento económico hasta 1985, gracias a su adhesión al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) en 1972 y su consecuente integración económica con los países socialistas.

Tras 1989, Cuba sufrió un importante revés económico. En 1989 Cuba realizaba el 80% de sus intercambios comerciales con los países socialistas (CEPAL, 2000), es por ello, que la disolución del campo socialista supuso un duro impacto para su economía.

Los indicadores sociales

Los indicadores de salud mejoraron en Cuba con la Revolución. En 1958 la tasa de mortalidad infantil se situaba en 55,4 por cada 1.000 nacidos vivos, para 1987 se había reducido en cinco veces, situándose en 11,1 por cada 1.000 nacidos vivos (Cabello et al., 2012). La esperanza de vida también aumentó, siendo de 64 años en 1958 y amentando a 74,6 años para 1987 (Cabello et al., 2012). La tasa de mortalidad materna era en 1958 de 125,5 por cada 100.000 nacidos vivos, para 1987 se redujo ampliamente hasta 9,2 por cada 100.000 nacidos vivos (Cabello et al., 2012). El número de camas de hospital aumentó de 4,5 por cada 1.000 habitantes en 1958 a 5,3 por cada 1.000 habitantes en 1987 (Cabello et al., 2012). El número de doctores en 1958 era de 9,2 por cada 10.000 habitantes, para 1987 era de 55,1 por cada 10.000 habitantes (Cabello et al., 2012).

Los indicadores en educación también mejoraron considerablemente. En 1958 el 23,6% de los cubanos de 15 años o más eran analfabetos, para 1989, y gracias en especial a la campaña de alfabetización de 1961, el 99,2% de los adultos de 15 años o más estaban alfabetizados en Cuba (Cabello et al., 2012). Las tasas de inscripción en 1958 eran de un 54% en primaria, un 29% en secundaria y un 4% en la educación superior, para 1989 habían aumentado al 92%, 70,3% y 25% respectivamente (Cabello et al., 2012). Los años promedio de escolaridad eran de 3,5 años en 1958, para 1989 habían aumentado a 7,8 años (Cabello et al., 2012). El porcentaje de estudiantes que alcanzaban el quinto grado era en 1958 de solamente un 3,5%, para 1989 era el 99% (Cabello et al., 2012). El porcentaje de la población con estudios universitarios aumentó del 0,8% en 1958 al 5% en 1989 (Cabello et al., 2012).

La sociedad cubana antes de la Revolución era extremadamente desigual. El coeficiente de Gini de Cuba era de un 0,55 en 1953, para 1986 se había reducido a más de la mitad, situándose en un 0,22 (Brundenius, 2009). En 1953 el 40% de los hogares más pobres poseían solo el 6,5% de la renta total del país, para 1986 este porcentaje había aumentado hasta un 26% (Brundenius, 2009).

La tasa de desempleo disminuyó del 20% en 1958 al 3,4% en 1981 (CEPAL, 2000).

La producción de electricidad pasó de 2.550,4 GWh en 1958 a 15.024,7 GWh en 1990 (CEPAL, 2000).

Se crearon numerosos programas de viviendas públicas como este en
Alamar:

Vídeo 1: Documental Cascos Blancos (1976):

Desempeño económico

La economía durante la dictadura de Fulgencio Batista crecía a un ritmo relativamente lento, la tasa de crecimiento interanual del producto interno bruto (PIB) per cápita real en el periodo comprendido entre 1952 y 1958 fue del 0,45% (Maddison Historical Statistics Project, 2018).

Como se observa en el siguiente gráfico, entre 1970 y 1985 Cuba logró tener el segundo mejor desempeño económico de Latinoamérica, con una tasa de crecimiento interanual del PIB per cápita real en dicho periodo del 3,68%.

Gráfico 1: Crecimiento económico de América Latina (1970-1985):

Fuente: Maddison Historical Statistics Project (2018).


Cuba en 1970 poseía un PIB per cápita real inferior a Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Perú, Nicaragua y El Salvador, para 1985 tenía uno superior al de estos países. De esta manera Cuba pasó de situarse dentro de los 21 países de América Latina en 1970 en el puesto 16 en cuanto al PIB per cápita real, para escalar hasta la octava posición en 1985.

Tabla 2: Desempeño económico de América Latina (1970-1985):

PIB per cápita real en dólares estadounidenses constantes de 2011 (1970)PIB per cápita real en dólares estadounidenses constantes de 2011 (1985)Tasa de crecimiento interanual del PIB per cápita real (1970-1985)
Argentina12.826$ 12.006$ -0,44%
Bolivia3.661$ 3.668$ 0,01%
Brasil6.005$ 10.185$ 3,58%
Chile7.146$ 6.998$ -0,14%
Colombia4.908$ 6.775$ 2,17%
Costa Rica5.802$ 6.709$ 0,97%
Cuba4.335$7.455$3,68%
República Dominicana3.630$5.328$2,59%
Ecuador5.245$7.440$2,36%
Guatemala4.455$5.067$0,86%
Honduras2.821$3.520$1,49%
Haití2.174$2.463$0,84%
México8.184$11.652$2,38%
Nicaragua6.475$4.507$-2,39%
Panamá5.437$7.845$2,47%
Perú6.496$6.178$-0,33%
Puerto Rico14.043$18.525$1,86%
Paraguay3.021$5.343$3,87%
El Salvador4.831$4.664$-0,23%
Uruguay7.892$8.748$0,69%
Venezuela17.247$14.969$-0,94%

Fuente: Maddison Historical Statistics Project (2018).


El mito de la ayuda soviética

Por lo general se argumenta que el buen desempeño de Cuba en materia económica entre 1970 y 1985 se debe a la ayuda soviética. Sin embargo, la ayuda soviética a Cuba en términos per cápita era inferior en algunos casos a la cantidad de ayuda occidental a países latinoamericanos, por ejemplo, Puerto Rico en 1983 recibía 3,34 veces más ayuda per cápita de los Estados Unidos que la que recibía Cuba de la Unión Soviética en ese mismo año (Zimbalist y Brundenius, 1989). Aun así, a pesar de las ayudas, Puerto Rico logró un desempeño inferior a Cuba tanto en el plano económico como en el plano social (Zimbalist y Brundenius, 1989).

El 68,3% de la ayuda soviética a Cuba en 1983 era el subsidio del precio del azúcar (Zimbalist y Brundenius, 1989). Siendo los subsidios la principal ayuda a Cuba por parte de la URSS, habría que prestar atención a cual es la metodología usada para calcular sus magnitudes, ya que según Zimbalist y Brundenius (1989) contiene numerosos errores. Las principales estimaciones manejadas son las de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien utilizaba el tipo de cambio oficial entre el dólar y el peso, esto provocaba una sobrevaloración del peso y, por ende, de la ayuda soviética (Zimbalist y Brundenius, 1989). Por otro lado, la CIA asumía que los subsidios eran la diferencia entre el precio pagado por los soviéticos por el azúcar cubano y el precio del mercado libre, sin embargo, solo el 14% del azúcar mundial se vendía a ese precio del mercado libre (Zimbalist y Brundenius, 1989). Si se hubieran usado los precios estadounidenses, país al cual Cuba exportaba la mayoría de su azúcar antes del embargo comercial estadounidense y cuyos precios eran superiores a los precios del mercado libre mundial, la suma de los subsidios hubiera sido considerablemente menor (Zimbalist y Brundenius, 1989).


  • Bibliografía:

Cabello, J. J. et al. (2012). An Approach To Sustainable Development: The Case Of Cuba. Environment, Development and Sustainability, 14 (4), pp. 573-591.

Brundenius, C. (2009). Revolutionary Cuba at 50: Growth with Equity Revisited. Latin American Perspectives, 36 (2), pp. 31-48.

Comisión Económica para América Latina CEPAL (2000). La economía cubana: Reformas estructurales y desempeño en los noventa. México, D. F.: Fondo de Cultura Económica de México.

Zimbalist, A. y Brundenius, C. (1989). The Cuban Economy: Measurement and Analysis of Socialist Performance. Baltimore, Maryland: Johns Hopkins University Press.

Mesa-Lago, C. et al. (2000). Market Socialist and Mixed Economies: Comparative performance of Chile, Cuba and Costa Rica. Baltimore, Maryland: Johns Hopkins Press.

Ritter, A. R. M. (1974). The Economic Development of Revolutionary Cuba: Strategy and Performance. New York, N. Y.: Praeger.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.